Los orígenes de la Empresa Antonio Llusar y Cía, S.L. se remontan a los años veinte del pasado siglo, cuando D. Antonio Llusar Guinot y sus hermanos forjaron el negocio familiar vendiendo cítricos en el corazón de París, en los pabellones del antiguo mercado de Les Halles.

Posteriormente D. Antonio Llusar Guinot continuó el negocio en solitario, trasladándose a Almenara (Castellón), desde donde centró su actividad en el mercado Español. Su hijo, D. Antonio Llusar Forner, se incorporó a la empresa familiar desde muy joven, allá por los años cuarenta, asumiendo la gestión de las ventas en el mercado de Valladolid.

 
 

En la década de los cincuenta se hace cargo D. Antonio Llusar Forner de la dirección de la compañía. En 1968 trasladó su actividad desde el antiguo almacén de Almenara a una nueva central hortofrutícola ubicada en la localidad de La Vilavella. En los años siguientes consiguió reemprender la actividad exportadora y consolidarse en el mercado europeo.

Más adelante, con la incorporación al negocio de los hijos de D. Antonio Llusar Forner, la empresa inició una nueva singladura, comenzando un periodo de notable expansión. En octubre de 1996, la empresa se instaló en un almacén mucho mayor, en la localidad de Chilches, donde se ubica su actual sede social, manteniendo también el centro de trabajo de La Vilavella.